keyboard_arrow_left

EEUU: Moderna niega participación del estado en el desarrollo de su vacuna

Directivos de la Moderna afirman que la asistencia fue posterior a la solicitud de la patente, sin embargo, científicos del Instituto Nacional de Salud aseguran que brindaron asistencia en las pruebas clínicas.

access_time

14 nov. 2021

foto de perfil autor

Observatorio de Pandemias

Directivos de Moderna rechazaron que científicos del gobierno hayan co inventado la secuencia genética utilizada en su vacuna contra el coronavirus, arguyen que la asistencia fue posterior a la solicitud de patente. En opinión del Instituto Nacional de Salud (NHI), las contribuciones de sus científicos fueron fundamentales y merecen el estatus de coinventor.


Moderna y Pfizer compitieron por desarrollar la primera vacuna con tecnología ARNm, para ello, recibieron miles de millones de dólares en órdenes de compra anticipadas. Moderna, una empresa bastante más pequeña que el gigante farmacéutico Pfizer, recibió asistencia del NHI en sus pruebas clínicas y, junto a otras agencias públicas, ayudaron a coordinar, e incluso financiar, el estudio clínico de fase 3 que sustentó su autorización por la FDA.


El reclamo no es solo cuestión de reputación, es el poder del coinventor para tomar decisiones de bajar los precios y hacer más accesibles las vacunas. Una de las críticas más fuertes es que los clientes de Moderna solo son países desarrollados, la comunidad científica cree que el NHI como coinventor podría hacer valer sus “derechos de entrada” y hacer bajar los precios.


Con su actual política comercial, Moderna espera ganar en el 2021 entre US$ 15 y 18 mil millones en ventas de la vacuna. Con todo el revuelo levantado, las acciones de Moderna han comenzado a declinar. La disputa esta próxima a llegar a los tribunales.


Encuentra aquí la nota completa.