keyboard_arrow_left

¿Es más riesgoso reabrir las escuelas o mantenerlas cerradas?

access_time

10 dic. 2021

foto de perfil autor

Observatorio de Pandemias

Por: Salvador Herencia Hinojosa, Director de Salgalú Comunicación.


La pregunta que abre este artículo la recibimos asistiendo a un documental de UNICEF, donde los niños preguntan si es mejor “reabrir las escuelas o mantenerlas cerradas”, frente a situación que viven por causa de la pandemia. Mas allá de las cifras, de las estadísticas, está el rostro humano de millares de niñas y niñas que se han visto afectados, postergados y que hoy claman por su derecho a la educación, como un derecho inalienable de atención que la Convención de los Derechos del Niño les concede. La CDN acaba de cumplir 32 años el pasado sábado 20 de noviembre, del cual el Perú es signatario.


Hoy, casi dos años después de iniciada la pandemia, el gobierno peruano ha anunciado la decisión de reabrir las escuelas en marzo del 2022 y que los estudiantes retornen a clases. Sin embargo, frente a este anuncio, varias organizaciones reiteran la necesidad de que los niños y adolescentes tengan la oportunidad de ir a una escuela semipresencial, que les permita recuperar aprendizajes, reencontrarse con sus compañeros y profesores, y, sobre todo, que las instituciones y comunidad educativa, principalmente los padres, puedan retomar la confianza y pongan a prueba sus medidas de prevención.


En el caso de nuestro país, las escuelas siguen cerradas en su gran mayoría, tanto así que, cerca de las 80 mil escuelas habilitadas, solo el 9% de las escuelas están ofreciendo servicios educativos semipresenciales, la mayor parte de ellas en el área rural. Nuestro país, en las estadísticas de retorno a clases, se encuentra en los últimos lugares de América Latina. Existe esta otra pandemia que hay que hacer visible, que representa a más de 300 mil niñas, niños y jóvenes que no han podido completar o finalizar sus estudios, donde 3 de cada 10 ya sufren de alguna secuela de salud mental, crecimiento de acoso y violencia, entre otras.


Sin embargo, hoy en día vemos que se abren los restaurants, los centros comerciales, bares, oficinas, cines, obras públicas que reinician progresivamente retorno a labores. El retorno a las aulas desde ya es perentoria y urgente, no puede esperar y esto solo será posible con una activa y creciente demanda ciudadana que la haga posible.

Cada vez más voces y organizaciones se unen para demandar el urgente retorno a clases. Comparto una síntesis de las recomendaciones que deberían tomarse en consideración: *1


  • Escuela habilitada, escuela abierta. Tenemos que pasar a un esquema donde toda escuela que se encuentra habilitada debe ofrecer servicio presencial. El gobierno nacional y los gobiernos regionales deben convocar a la apertura en base a la normatividad vigente. Hay un número alto de escuelas habilitadas

 

  • Voluntariedad y decisión para reabrir las escuelas. Actualmente, director, docentes y padres toman una decisión en conjunto para abrir la escuela. Sólo los padres deberían tomar una acción más decidida para que su hijo o hija retorne a clases modalidad semi presencial o presencial.

 

  • Simplificación de protocolos y plan de implementación. Se debe realizar un balance de los procedimientos y reducir los que no son imprescindibles, que sean comprensibles y demandantes por la comunidad educativa.


  • Operativo para finalizar vacunación a docentes rural y urbano, finalizar la vacunación de niños y adolescentes estudiantes. Es la oportunidad que nos permite mayor seguridad y confianza para el inicio presencial de clases en marzo del 2022.

 

  • Apertura de escuelas con sentido de urgencia. No se debe condicionar la apertura de escuelas con la solución a los problemas de infraestructura, conectividad o servicios básicos. Urge si, que el mantenimiento y acceso a recursos sea parte de una gestión eficiente: para tener agua, jabón, ventilación, mascarillas, entre otros.

 

  • Apoyo pedagógico a docentes para el buen retorno. Los docentes requieren conocer e intercambiar experiencias sobre los recursos y estrategias sobre cómo abordar el retorno con sus estudiantes, cómo recuperar aprendizajes, cómo atender lo socioemocional que se ha acentuado debido al confinamiento.

 

  • Generar evidencia. Todos estamos aprendiendo y necesitamos evidencias sobre el logro de aprendizajes, tasas de deserción y la salud socioemocional del docente y los estudiantes.

 

  • Campaña intensa de sensibilización e información. El sentido de urgencia es inexistente. Se requiere diseñar de manera concreta una estrategia de comunicación educativa que permita su comprensión y mejor información sobre retorno a las aulas y sus beneficios, dirigidas a las familias, personas y sobre todo al país.


Nadie duda la importancia del retorno a la presencialidad, pero aún existe complicaciones para entender su sentido de urgencia. Se requiere decisión política, una acción y mayor demanda ciudadana.


Todo día cuenta. No debe esperarse a marzo.


*1: 10 Medidas para el Retorno de la Educación Presencial - Resumen base de Alex Rios - Foro Educativo